domingo, 12 de octubre de 2014

PREMIO NOBEL DE ECONOMÍA 2014: (Ex-Ante)

El lunes 13 de octubre (en unas horas) se anunciará a los ganadores de la distinción más prestigiosa de la Ciencia Económica. 

Para los economistas predecir quienes ganarán el Premio de Economía del Banco Central de Suecia en Memoria de Alfred Nobel ha sido tan difícil que parece que esa tarea mejor se lo dejamos a los brujos, adivinos y chamanes.

Uno de los curiosos requisitos es no haber pasado todavía al mas allá. No son pocos los grandes economistas que contribuyeron notablemente al desarrollo de la teoría económica y que fallecieron sin recibir esta distinción:  Michal Kalecki, Joan Robinson, Nicholas Kaldor, Rudiger Dornbusch, John Muth, Phillp Cagan, Jean-Jacques Laffont, Jack Hirshleifer, Si hubiera premios póstumos John Maynard Keynes y János Lajos von Neumann tendrían que haber sido reconocidos también.

Sigo con la esperanza que William Baumol todavía en el más acá (92 años), sea reconocido con dicho galardón. Entre los más jóvenes (menos viejos) están: Jagdish Bhagwati, Stanley Fischer, Robert Barro, Phillipe Aghion, Peter Howitt, Paul Romer, Olivier Blanchard, Jean Tirole, David Romer, Gregory Mankiw entre los que tienen contribuciones más celebres, Daron Acemoglu y Thomas Piketty todavía son muy jóvenes para ganar tan preciada distinción. Sin embargo, como casi siempre en estos casos, creo que tampoco acertaré esta vez.

¿A quienes le van ustedes?

sábado, 15 de febrero de 2014

SOBRE LOS SUELDOS DE LOS MINISTROS

SOBRE EL AUMENTO DE SUELDOS DE LOS MINISTROS

Los cargos de Ministros son cargos no solo técnicos sino también POLÍTICOS. La política es PARA SERVIR AL PAÍS. NO PARA SERVIRSE DEL PAÍS. Se argumenta falsamente con el denominado Costo de oportunidad. Cualquier libro básico de economía lo define como el valor de lo mejor que UNO DEJA DE HACER. No es lo mejor QUE OTRO DEJARIA DE HACER. Así como Claudio Pizarro no puede decir que su costo de oportunidad sea el sueldo de Messi, el ministro Castilla no puede decir que su costo de oportunidad sea el sueldo del ministro de Economía de Chile, ni tampoco el sueldo del Secretario del Tesoro de EEUU. Otra supuesta justificación para el aumento desproporcionado de los sueldos de los ministros es la supuesta disparidad con los sueldos de los ministros de otros países. Veamos:

-En Chile los ministros ganan mensualmente 14,341 dólares que es el 93% del PIBpc anual de dicho país (15,415 dólares en el 2012).

-En Brasil el sueldo de los ministros es 11,222 dólares que es el 91% del PIBpc anual de ese país: 12.339 dólares.

-En Argentina los ministros ganan mensualmente 5,301 dólares que es solo el 46% del PIBpc anual de dicho país (14,706 dólares en el 2012).

-En Uruguay el ministro gana 7,197 dólares que es solo el 49% del PIBpc de dicho país: 14,706 dólares.

-En Colombia el ministro gana 6,548 dólares que es el 81% del PIBpc de dicho país: 8,127 dólares.

-En EEUU los Secretarios (ministros) ganan 16,700 dólares mensual que es solo el 35% del PIBpc anual (48,000 dólares en el 2012).

-En Perú los ministros ya ganaban 5,571 dólares que era el 85% de nuestro PIBpc (6,572 dólares en el 2012) o sea un porcentaje mucho mayor que en EEUU. Pretender ganar 10,700 dolares (30,000 soles) seria ganar el 163% del PIBpc. ¡¡¡ relativamente mucho más que en Chile!!!. ¡¡Que zamarros!!

Todos sabemos que en cualquier empresa el sueldo de los gerentes esta también en función de las dimensiones de cada empresa, los ingresos que obtiene, los beneficios que se generan. Por tanto los sueldos de los gobernantes debe ser de acuerdo a al PIBpc de su propio país y no de otros países.

En aras de tener un sentido de justicia social, ética política y eficiencia económica propongo que los ministros ganen mensualmente el equivalente al 93% del PIBpc anual en dólares (como en Chile y más que en Brasil, Argentina, Uruguay y Colombia), el Presidente que gane el un PIBpc anual cada mes. Los congresistas 95%. Así se preocuparan algo más por mejorar sus políticas y el bienestar del país y ellos mismos se beneficiaran con mejores remuneraciones.

Por el bien del país el aumento desproporcionado y abusivo de los ministros debe anularse.